¿Cómo ayudar a Juana y sus hijos?

Puedes hacer una donación directa a Juana a través de la petición que ha coordinado Patricia Fernández, Presidenta de la Asociación Avanza sin Miedo (de Hijos Víctimas de Violencia de Género)

También puedes imprimir y colgar estos carteles en tu barrio, empresa, tiendas cercanas… para animar a otros a que ayuden a Juana.

Haz click aquí o en la imagen para descargarlos.

cartel juana rivas

 

 

 

Anuncios

La asociación de mujeres juezas reclama normas especificas para evitar casos como el de Juana Rivas

La obligación de proteger a los menores, a los que “se les ha de asegurar un entorno libre de violencia”, ha de ser una prioridad.

La Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) ha pedido disposiciones específicas que garanticen la protección de los menores y de las víctimas de violencia machista para evitar casos como el de Juana Rivas.

Esta organización ha emitido un comunicado después de que esta vecina de Maracena quedara este martes, 22 de agosto, en libertad provisional tras comparecer como detenida en el Juzgado de guardia de Granada investigada por supuestos delitos de sustracción ilegal de menores y desobediencia a la justicia.

Juana Rivas estaba en paradero desconocido desde que el pasado 26 de julio incumpliera la orden judicial de entregar a sus dos hijos, de tres y once años, a su padre italiano, Francesco Arcuri, condenado en 2009 en España por lesiones en el ámbito familiar a su mujer.

Además el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha recordado que sigue vigente la orden de entrega de los niños al padre italiano como se ha acordado tanto por la vía civil como por la vía penal.

La AMJE recuerda “la capital importancia que tiene la utilización de la perspectiva de género como elemento transversal inspirador e informador tanto de las normas jurídicas como de su interpretación y aplicación”.

“Instrumentos jurídicos tan necesarios y relevantes como el convenio de La Hayasobre aspectos civiles de la sustracción internacional de menores corren el riesgo de ser desvirtuados y dar lugar a situaciones materialmente injustas si en su aplicación no se atiende al contexto y a la realidad que comporta la violencia de género”, añade.

Comenta que “en tal sentido y aún cuando los hechos no hayan ocurrido en nuestro país, tanto la Ley Orgánica del Poder Judicial como el Estatuto de la Víctima del Delito prevé una competencia específica de la jurisdicción, que debe ponerse en relación con la obligación de adoptar medidas de protección de los menores, cuyo superior interés prevalece sobre cualquier otro y a los que “se les ha de asegurar un entorno libre de violencia”.

Al respecto abunda en que el convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica prevé que “las partes tomarán las medidas legislativas u otras necesarias para que en el momento de estipular los derechos de custodia y visita relativos a los hijos se tengan en cuenta incidentes de violencia machista”.

“Estamos ante una realidad compleja y delicada a la que solo se le pueda dar respuesta utilizando instrumentos legales que prevean un tratamiento específico de la violencia de género que pueda ser objeto de una aplicación con suficientes profesionales formados y medios adecuados, evitando retrasos intolerables ante realidades que exigen una atención inmediata”, advierte.

 

Fuente: http://www.publico.es/politica/juana-rivas-asociaciacion-juezas-reclama-normas-especificas-evitar-casos-juana-rivas.html

Carta de Juana Rivas a Rajoy, al Presidente del TC, al Fiscal General del Estado

España a 21 de agosto de 2017

Juana Rivas Gómez, de nacionalidad Española:

 

A​ ​la​ ​atención​ ​de​ ​los​ ​excelentísimos​ ​señores​ ​Mariano
Rajoy​ ​(Presidente​ ​de​ ​Gobierno),​ ​Jose​ ​Manuel​ ​Maza
(Fiscal​ ​General​ ​del​ ​Estado)​ ​y​ ​Manuel​ ​García-Pelayo
(Presidente​ ​del​ ​Tribunal​ ​Constitucional)

 

Muy señores míos:
Me dirijo personalmente a ustedes con el fin de que intercedan por mis hijos y por mí
en esta terrible situación en la que nos encontramos.
Yo​ ​estoy​ ​haciendo​ ​lo​ ​único​ ​que​ ​puedo​ ​hacer​ ​como​ ​madre​ ​para​ ​protegerlos​. Mis
únicos recursos son una pequeña maleta, una mínima cantidad de dinero y todo el
amor del mundo hacia mis dos hijos, lo mejor que me dio la vida.
El 18 de mayo de 2016 huí del infierno en el que vivíamos mis hijos y yo, sometidos a la
violencia diaria de su padre. Él​ ​es​ ​un​ ​maltratador​ ​reincidente​. Mis hijos son españoles
nacidos en España. Hemos permanecido en una pequeña isla italiana (tan grande como
50 campos de futbol) menos de 3 años. La casa está en un lugar aislado, en medio del
campo, a 8 kilómetos del único pueblo. Tanto mis hijos como yo hemos vivido historias
de terror en completa soledad, un maltrato severo físico y psicológico.
Y a nivel legal también somos víctimas de toda una cadena de despropósitos e
injusticias.
Me están llevando a un callejón sin salida con consecuencias irreparables para el resto
de nuestras vidas. ¡Ayúdennos por favor!
Yo​ ​no​ ​quiero​ ​evadirme​ ​de​ ​la​ ​ley​, y aun con todo el miedo que me ha producido todos
los precedentes, todavía confió en que la justicia española pueda reconducir toda la
serie de errores que a mí como madre se me escapan de las manos y oprimen mi
corazón.
En la primera sentencia la Jueza me pide que devuelva a mis hijos a nuestro verdugo
aun a pesar de saber que hay episodios de violencia, eso a fecha de 14 de diciembre.
Pero​ ​es​ ​que​ ​el​ ​12​ ​de​ ​Julio​ ​yo​ ​ya​ ​había​ ​puesto​ ​una​ ​denuncia​ ​manifestando​ ​el​ ​maltrato
al​ ​que​ ​estábamos​ ​sometidos​ ​a​ ​diario.

En la segunda sentencia se me vuelve a pedir que entregue a mis hijos al maltratador,
pero en esa sentencia se habla de otra situación familiar y de otra niña llamada Estela,
imagino que de algún caso anterior. Ahí, en un triste corta y pega que hasta a mí me da
vergüenza, queda en evidencia que​ ​lo​ ​que​ ​destrozará​ ​el​ ​resto​ ​de​ ​nuestras​ ​vidas​ ​ha
sido​ ​el​ ​desinterés​ ​de​ ​las​ ​instituciones​ ​judiciales​. Luego todos mis intentos se
desestiman sin preguntar siquiera a los niños, sin mirar la fiscalía los informes
psicológicos de mi hijo, sin que el juzgado los evalúe con las garantías legales que
marca la ley.
Señores,​ ​yo​ ​no​ ​he​ ​dejado​ ​de​ ​intentar​ ​el​ ​camino​ ​legal​ ​para​ ​proteger​ ​a​ ​mis​ ​hijos.​ Nunca
he perdido la esperanza. He acudido a todas las instancias oficiales. Ni siquiera me
rendí cuando el Tribunal Constitucional desoyó mi petición porque dijo que pedía
ayuda demasiado pronto. Tampoco cuando dos semanas después me dijo que ya era
demasiado tarde. De verdad que no pierdo la esperanza de que alguien nos proteja.
Hace​ ​tres​ ​días​ ​volví​ ​a​ ​pedir​ ​ayuda​ ​al​ ​mismo​ ​juzgado​ ​que​ ​tardó​ ​más​ ​un​ ​año​ ​en​ ​derivar
mi​ ​denuncia​ ​a​ ​Italia​. En ese entonces me dijeron que no podían atendernos porque el
maltratador no estaba en España. Hoy él se pasea libre en mi ciudad mientras yo me
escondo aterrorizada por mis hijos, con toda mi energía puesta en que ellos no acusen
esta situación insostenible, en que no noten el tamaño de mi miedo. ¿No​ ​pueden
detenerle​ ​ahora?​ ¿También tardarán otro año? ¿Es que todavía nadie va a ayudarnos?
Por favor señores, mis​ ​hijos​ ​y​ ​yo​ ​corremos​ ​un​ ​gran​ ​peligro​. Cierren los ojos unos
segundos e imaginen que soy su hija. Por favor, comprendan ustedes que mis niños no
pueden pagar las horribles consecuencias de errores cometidos por las instituciones.
Escapé de aquella isla donde nadie podía protegernos con la Ilusión de llegar a mi
amada tierra. Porque yo creía que España era uno de los países más pioneros y
avanzados en la protección de mujeres y niños que caen a manos de este terrorismo
doméstico que deja secuelas irreparables. Los dos niños han nacido en España y en el
caso del mayor aquí ha vivido hasta los 8 años, un juez español ya en 2009 me dio su
custodia porque su padre me pegaba ¿me la van a quitar ahora para dársela a él sin
haber atendido nuestro caso?.
Ahora llevamos un años y tres meses en España, en nuestra tierra. Por fin estábamos
tranquilos y recuperándonos.
Señores, yo allí estaba enfermando, somatizaba cada agresión. Al llegar a España seguí
todo el protocolo para las medidas de seguridad ante esta violencia. Mi hijo ha estado
meses en terapia y mejorando, tuvo su última sesión en junio. Estábamos​ ​los​ ​tres
recuperándonos​.

Pero llevo meses de desaliento y desamparo por parte de la Justicia Española y el
miedo ha vuelto a atenazar mis estómago. Yo​ ​no​ ​puedo​ ​seguir​ ​intentando​ ​protegerlos
sola.​ ​Por​ ​favor,​ ​ayúdenme.
Señor​ ​Mariano​ ​Rajoy,​ ​Señor​ ​Jose​ ​Manuel​ ​Maza,​ ​Señor​ ​Manuel​ ​García-Pelayo,​ ​les
pido​ ​desde​ ​lo​ ​más​ ​profundo​ ​de​ ​mi​ ​corazón​ ​que​ ​nos​ ​ayuden​ ​en​ ​esta​ ​lucha.​ Sé que
ustedes tiene el poder y suficientes herramientas e instrumentos para usarlos a nivel
nacional e internacional. Por favor ayúdenme a dar a mis hijos un futuro digno.
Sé que tiene muchas cosas importantes en las que trabajar, pero les aseguro que
corremos grave peligro. Si, yo me equivoqué hace cuatro años en creer que era posible
que este hombre podía cambiar y por eso le dí una oportunidad. Me dí cuenta pronto
de mi error, pero me costó casi tres años salir de allí con mis hijos y poder ponerlos a
salvo. No permitan que nos envíen de vuelta a vivir allí, por favor. Ayúdenme a
protegerlos.​ ​Escúchennos​ ​primero,​ ​antes​ ​de​ ​mandarnos​ ​de​ ​vuelta​ ​allí,​ ​solo​ ​pido​ ​eso.
Aun​ ​sigo​ ​teniendo​ ​esperanza​ ​en​ ​la​ ​justicia​ ​Española.​ En estos momentos ustedes
representan para mis hijos una última oportunidad de poder vivir en un entorno sano,
libre de miedo y violencia, como cualquier niño merece. ¿Para qué ha firmado España
tantos tratados y leyes? El Tratado de Estambul, la Ley Integral de Violencia de Género,
el Estatuto de la Víctima, el Pacto de Estado…​ ¿Es​ ​que​ ​todo​ ​es​ ​papel​ ​mojado​ ​para​ ​mis
hijos​ ​y​ ​para​ ​mí?
Les envío un cordial saludo con todo mi respeto,
Juana Rivas Gómez.

Os damos la bienvenida

Este blog tiene la intención en primer lugar de agradecer la respuesta tan rápida y extensa que ha tenido la Plataforma por Juana. Nos hemos visto desbordadas por tantas personas que han mostrado su adhesión a la causa de Juana y sus hijos. Lamentablemente, nuestra infraestructura y capacidades no están a la altura de un volumen de respuesta tan alto, por lo que no hemos podido responderos personalmente. Esperamos hacerlo en breve. También queremos indicaros que este va a ser el medio de comunicación con todas las personas interesadas en la Plataforma de apoyo a Juana y sus hijos.